siga con nosotros
Actividades acuáticas

Avistamiento de ballenas en la Polinesia Francesa

La Polinesia Francesa es un lugar privilegiado para observar los mamíferos marinos (ballenas, delfines...)

Al contrario que en otros destinos (Hawái, Alaska, Canadá...), ir al encuentro de las ballenas se sigue haciendo de forma controlada y respetuosa en la Polinesia francesa.

 

La temporada de las ballenas

Las ballenas jorobadas acuden a pasar cinco meses en Polinesia para reproducirse y parir. El resto del año se alimentan en el Antártico.

La temporada de las ballenas siempre ha marcado el ritmo del año para los polinesios. Empieza a finales de junio o comienzos de julio, en el momento en que el atae, también conocido como “árbol de ballena”, florece para anunciar la llegada de las ballenas en las aguas de Tahití.

Las últimas ballenas abandonan Polinesia a finales de octubre, cuando los ballenatos recién nacidos tienen suficiente fuerza para emprender la migración hacia el Antártico.

¿Dónde observar las ballenas?

La mayoría de las islas ven pasar a las ballenas, pero algunas ofrecen más facilidades para su observación.

En la isla de Tahití, las ballenas son visibles desde la costa (como en la Punta des Pêcheurs por las mañanas y tardes). Los clubes de submarinismo organizan salidas: están al corriente de la localización de las ballenas y a menudo proponen volver a realizar gratis la excursión si no se ha podido ver ninguna ballena.

En la isla de Moorea donde los prestatarios son muy acogedores y respetuosos de los animales. A menudo, la salida en barco incluye asimismo un recorrido para contemplar las rayas de arrecife, los tiburones punta negra y los delfines.

En la isla de Rurutu,  muy reputada para ver las ballenas de julio a octubre. Como la isla no cuenta con ninguna laguna, se acercan bastante fácilmente a la orilla y a lo largo de la carretera de la costa se acondicionan puntos de observación.

¿Cómo se desarrolla una salida para contemplar las ballenas (whale watching)?

El prestatario (a menudo un club de submarinismo) sabe dónde están situadas las ballenas gracias a su experiencia y a las informaciones que ha podido recabar de los pescadores o de sus colegas. Las ballenas se localizan, a lo lejos, gracias al chorro que lanzan cuando salen a la superficie. El acercamiento se realiza suavemente para estar en la trayectoria del animal sin perseguirle. El guía decide el momento oportuno para que usted pueda lanzarse al agua con aletas, gafas y tubo de buceo. Antes del encuentro con este animal fascinante, es habitual escuchar el canto de la ballena macho al meter la cabeza dentro del agua. La magia se produce cuando un animal se acerca a su grupo y se deja contemplar.

Un acercamiento privilegiado

Polinesia ha sido declarada Santuario de los Mamíferos Marinos. Desde 1986, una moratoria protege a las ballenas de la caza. La observación de las ballenas está reglamentada y desde 2002 requiere una autorización.

Para que Polinesia siga siendo un lugar privilegiado para la observación de ballenas y delfines es necesario cumplir algunas reglas.

- Guardar una distancia respetuosa (50 metros y 100 metros en presencia de un ballenato).

- Dejar que los animales se acerquen a usted, no aproximarse desde atrás.

- Mantener una velocidad constante y cambiar de dirección de forma progresiva.

- No rodear o bloquear a los cetáceos contra el arrecife.

close