siga con nosotros
Otras islas

Raivavae, la primera isla

La isla  de Raivavae cuenta con una laguna bastante importante rodeada por una barrera de coral salpicada por 28 motu.

El clima fresco es favorable para el cultivo y los habitantes, repartidos en cuatro pueblos, cultivan el taro, el café, mangos y plátanos. “Raivavae”, que significa “cielo abierto”, es un universo sonoro en el que se responden los gritos de las aves marinas, el oleaje y el soplo del viento. A menudo considerada la isla más bella del Pacífico, sus paisajes mágicos hacen honor a su reputación de Jardín del Edén. Como si flotase sobre su tesoro verde esmeralda, la isla alberga sorprendentes vestigios del pasado, como un tiki de rostro sonriente. Numerosos objetos se conservan en colecciones privadas o museos occidentales, testimonio de una práctica religiosa y cultural intensa.

Los habitantes han apostado por el carácter auténtico de su isla y desarrollan el ecoturismo acogiendo a los viajeros con calidez y sencillez. Aparte de la artesanía, Raivavae es la única isla donde pervive la construcción de piraguas cosidas, reforzando la sensación de realizar un viaje fuera del tiempo.

Qué ver y hacer

  • Los recorridos en bicicleta;
  • Pasearse a lo largo de unas magníficas playas;
  • Descubrir el más importante marae de la isla, el marae 'Atoni. Alberga la tumba de los jefes Teriaitahiti I, II y III;
  • Ir de motu en motu en excursión.

Información práctica

  • 630 km al sur de Tahití;
  • 16 km²;
  • Punto más elevado: Monte Hiro (438 m);
  • Número de habitantes: 905;
  • Vuelos a cargo de Air Tahiti;

Rotaciones semanales del “Tuhaa Pae”.

close