siga con nosotros
Otras islas

Las islas Maria

Las islas Maria, situadas en el trópico de Capricornio, son las más occidentales del archipiélago de las Australes.

Estas islas, también denominadas "Hull island", "Sands island" en inglés o "Nororutu" en polinesio, están muy aisladas. Se encuentran 215 km al noroeste de Rimatara, la isla más cercana de las Australes, y 713 km al suroeste de Tahití. En la actualidad están inhabitadas.

El atolón de las Australes

Estas islas tienen también la particularidad de formar un atolón, al contrario que las restantes islas del archipiélago que son islas altas. Tiene la peculiaridad de ser un atolón cerrado, sin verdadero canal. Ocupa un diámetro de 4 km y una superficie terrestre total de alrededor de 1,4 km². Está formado por cuatro minúsculas islas coralinas (motu) separadas por una laguna poco profunda:

- Tanimanu al noroeste (80 hectáreas)

- Tinimanu al sureste (35 hectáreas)

- Haerai en el centro (17 hectáreas)

- Tapu'ata al suroeste (8,5 hectáreas)

 

Varias veces descubierto

El atolón debe su nombre al ballenero “Maria”, comandado por un capitán estadounidense, George Washington Gardner, que descubrió las islas el 19 de diciembre de 1824. Sin duda el atolón fue descubierto antes por los polinesios, incluso habitado por ellos (unos arqueólogos señalan la presencia de restos de marae y de casas en Tapuata). Sin embargo, fue el teniente Paulding del navío estadounidense “Dolphin” el primero en desembarcar oficialmente, el 8 de mayo de 1827. Dos años más tarde, otro navegante, Jacques-Antoine Moerenhout, ignorando estas islas, reivindicó el descubrimiento en 1829 dándoles su nombre. Estos sucesivos descubrimientos se explican por el hecho de que son las últimas islas de Polinesia en haber sido incluidas en un mapa.

Hay que señalar asimismo que el célebre navegante Durmont D'Urville bordeó el atolón en 1834 con su barco “Oceanic”.

 

Inhabitado pero marcado por el hombre

El 2 de septiembre de 1901, el atolón Maria, fue anexionado a consecuencia del protectorado del 29 de mayo de 1889. Durante largo tiempo sirvió de colonia penitenciaria. Desde Rurutu (islas de las Australes), se condenaban allí a los culpables a la pena capital. Eran sencillamente abandonados sin víveres en uno de los cuatro islotes, esperando que muriesen a consecuencia de las privaciones. En 1928, el consejo del distrito de Rimatara decidió plantar cocoteros (principalmente en Tanimanu) para la copra. Este cultivo fue abandonado a finales de los años ochenta una vez que el carguero mixto “Tuhaa Pae II” dejó de viajar a la isla. El desembarco en Maria pasó a ser realizado por balleneros. Desde 1972, el atolón se encuentra bajo la administración del municipio de Rimatara.

 

Una fauna y una flora preservadas

Un primer censo de especies vivas fue realizado en 1924 por los botanistas Fosberg y St-John. El último recuento de 2013 mostró una vegetación que, en su mayoría, crece en la arena y es indígena de las australes.

Se pueden observar numerosas especies de aves: rabijuncos colirrojos, fragatas del Pacífico, alcatraces enmascarados, alcatraces pardos, piqueros patirrojos, zarapitos del Pacífico, charranes pardos, charranes blancos, garcetas costeras occidentales, chorlitos dorados asiáticos, playeros de Alaska...

Los peces abundan: ¡se pueden encontrar carángidos de 10 kg! Los barcos coreanos y japoneses navegan a menudo en los alrededores para pescar.

 

Un acceso limitado

El informe de misión sobre el atolón realizado por Yves Meyer preconiza la creación de un área natural protegida con acceso reglamentado y un control estricto de las actividades humanas en los islotes. Hasta la fecha, su acceso está muy limitado y sólo puede realizarse con un velero y luego un kayak para superar el arrecife coralino.

close