siga con nosotros
Islas principales

Tikehau, la isla de arena rosa

Tikehau con su laguna de 26 km² en forma de corona se parece a una inmensa piscina natural.

Tikehau está situada a 300 km de Tahití y a 10 km escasos de Rangiroa. En estas aguas, entre las que cuentan con mayor abundancia de peces del archipiélago, las variedades más sorprendentes se han dado cita para asombrar a los visitantes de paso. En los aires, podrá observar colonias de aves con nombres magníficos, piqueros patirrojos, charranes piquigualdos, gaviotines de San Ambrosio o fragatas ariel.

En el único pueblo del atolón, Tūherahera, se vive una existencia apacible al ritmo de la pesca, la copra y los oficios religiosos. La oportunidad de impregnarse del ambiente indolente típico de un atolón de las Tuamotu.

3 buenas razones para elegir Tikehau

Una laguna que cumple sus promesas

Este atolón ovalado, formado por una serie de motu con playas de arena fina rosada o blanca, es una verdadera piscina que se abre sobre un pequeño canal llamado Tuheiva. Los aficionados al submarinismo quedarán encantados por el excepcional espectáculo marino donde pueden contemplarse rayas águila, bancos de barracudas y de atunes, tiburones grises, tortugas marinas y delfines. Para los amantes del descanso, las extensas playas de arena inmaculada bañadas por la laguna esmeralda pura y tibia bastarán para colmarlos.

Unas curiosidades naturales espléndidas

Explore el pueblo de Tūherahera y las magníficas playas desiertas del atolón, hasta los impresionantes vestigios coralinos que reposan en la playa de la costa sur, formando una verdadera muralla natural. La leyenda de la campana de Hina, asociada a estos lugares, le hará viajar en el tiempo. En los motu, unas playas de arena rosada, maravillas de la naturaleza, le tienden los brazos.

Un atolón especialmente abundante en peces

En este mundo de transparencia preservado viven millones de peces. Su concentración es tan fuerte en Tikehau que el equipo de investigación del comandante Cousteau calificó el atolón como “el que más peces tiene en el archipiélago de las Tuamotu”.

 


 

Unas pensiones familiares, sencillas y con un trato auténtico, para los amantes de la naturaleza, pero también unos fare con anfitriones con clase, así como un resort, donde todo el confort está al alcance en un entorno espléndido.

close