siga con nosotros
Islas principales

Tetiaroa, Santuario de aves míticas

Tetiaroa, el único atolón de las islas de Barlovento en el archipiélago de la Sociedad

Vinculada administrativamente al municipio de Arue (isla de Tahití), Tetiaroa es un pequeño atolón cerrado sin canal, con una superficie total de 33 km², que cuenta con 13 motu cubiertos de cocoteros. Es la imagen perfecta de la postal tropical: largas y desérticas playas de arena fina de un blanco resplandeciente bordeadas por cocoteros, aguas turquesa hasta el infinito y una tranquilidad absoluta.

La dinastía “real” de los Pōmare no se había equivocado cuando lo convirtió en su lugar de vacaciones. Marlon Brando tampoco, que quedó prendidamente enamorado, al igual que de la actriz tahitiana coprotagonista de “Motín a bordo”, de esta joya coralina que compró en 1966.

3 buenas razones para elegir Tetiaroa

Un crucero inolvidable en un entorno preservado

Accesible únicamente a bordo de algunos catamaranes que proponen excursiones de un día o de un fin de semana con salida desde Papeete, Tetiaroa disfruta de un ecosistema preservado y el atolón ha sido declarado reserva natural. Además de las playas paradisiacas, se puede contemplar una fauna variada tanto en la laguna como en los aires.

Un santuario para las aves

Tetiaroa alberga una de las colonias de aves de más riqueza de Polinesia, con el charrán blanco, el alcatraz pardo, la fragata, el rabijunco común y sobre todo el charrán piquigualdo, con la única colonia conocida en las islas de Barlovento. Las aves acuden a reproducirse en este oasis de paz inhabitado. Poco agresivas, se dejan admirar por los visitantes.

The Brando Resort: futuro eco-hotel de máxima categoría  

En el motu Onetahi se encuentra situado un excepcional complejo turístico de lujo, el Brando Resort. Prácticamente invisibles desde el mar, cada uno de sus 35 alojamientos dispone de una playa de arena y una piscina. El hotel es completamente autónomo a nivel energético gracias a unos paneles solares, y en su construcción se han utilizado en su mayoría materiales naturales. Un biólogo marino y un veterinario se encargan del cuidado de las especies de la isla, lugar de cría para tortugas marinas y reserva ornitológica. Hay agua potable gracias a una planta desalinizadora, mientras que el aire acondicionado se consigue utilizando agua marina fría extraída a 800 metros de profundidad. En cuanto a los otros motu del atolón, se dedica un esfuerzo especial en conservar su naturaleza salvaje, manteniéndolos deshabitados y bajo vigilancia.
El resort, a través de su arquitectura y su decoración, fue creado para reflejar el estilo tradicional de vida y la cultura de Polinesia.


“No encuentro palabras para describir la belleza de Tetiaora.
Se puede decir que esta isla tiene la impronta propia de los mares del Sur”
MARLON BRANDO

Más informaciones aquí 

close