siga con nosotros
Cultura

Monō'i - El aceite de coco

El mōno'i es el fruto de la unión de la flor de tiare Tahití y del aceite de nuez de coco, dos recursos naturales emblemáticos de la Polinesia Francesa.

Le savoir-faire du Monoï de Tahiti
© Institut du Monoï

Aunque este aceite sagrado ya estaba íntimamente vinculado a la vida diaria de los primeros Mā'ohi, que lo utilizaban como producto de belleza y para el cuidado, pero también como elemento básico en la realización de determinados rituales culturales, su destino cambió realmente en 1942. Fue en esa época cuando los fundadores de la futura perfumería Tiki decidieron lanzarse a comercializar el preciado mōno'i, respetando al mismo tiempo las técnicas ancestrales de fabricación. Para acondicionar su producto, reciclaron frascos de farmacia y añadieron una verdadera flor de tiare Tahití en cada una de las botellas.

En la actualidad, el célebre recipiente ha dado la vuelta al mundo y se vende como loción capilar, producto anti-mosquitos, loción solar, todo ello disponible en una multitud de aromas.

La fabulosa historia del mōno'i no se detiene ahí. Otras compañías de cosméticos también supieron adaptar las tradiciones polinesias a las nuevas tecnologías para crear nuevas gamas de productos. De este modo, bajo la dirección de los científicos, el mōno'i ha sido combinado con otros recursos naturales locales, como la vainilla, el extracto de perla, el frangipani o el sándalo, y ha dado nacimiento a todo tipo de productos para el cuerpo: espumas para cuidados, champús, jabones, perfumes, leches corporales...

El aroma cautivador y el poder hidratante y reparador del aceite sagrado ha sabido incluso conquistar a las más importantes marcas de belleza. Así, no se sorprenda si encuentra mōno'i en sus productos cosméticos favoritos. Algunos de ellos presentan incluso la etiqueta “Monoï de Tahití Denominación de Origen”, reconocible por su logotipo florido y que garantiza la autenticidad de ingredientes empleados y el respeto de las cantidades mínimas impuestas.

Si el mōno'i es tan apreciado por los laboratorios y consumidores es porque combina un perfume exótico, ingredientes naturales y propiedades activas. Numerosas pruebas in vivo han demostrado sus virtudes hidratantes y reparadoras, ideales para regenerar la piel y embellecer la fibra capilar. Además, el carácter inocuo del producto hace que su uso sea muy seguro, sin ningún riesgo de reacción cutánea o alérgica.

Por tanto, el mōno'i puede ser utilizado con total seguridad para sublimar el rostro, el cuerpo y el cabello o para calmar y alimentar la piel tras una exposición al sol. Producto sensual, también puede servir de aceite de masaje o verterse directamente en el baño. ¡Para relajarse y sentir bienestar!

Ver también Monoï de Tahití: Monoï addict


La Ruta del Monoï®abierta todo el año, parta en busca de unas personas que conocen el secreto de fabricación de este valioso aceite y déjese iniciarse a los rituales de belleza polinesios: sólo le queda organizar su viaje entre naturaleza, cultura y arte del cuidado.

close