siga con nosotros
Cultura

La vainilla de Tahití (Tahitian Vanilla)

La Vanille de Tahiti, tout un symbole
© tim-mckenna.com

Un tesoro llegado de América

Es uno de los tesoros más preciados del Edén polinesio. En efecto, la vainilla de Tahití es célebre por ser la más exquisita de todas las clases de vainilla del mundo. Su perfume único lo debe en parte a su increíble historia que ha recorrido el tiempo y el océano. En efecto, según unos investigadores de la Universidad de California Riverside, la vainilla de Tahití provendría de un cruce ancestral de dos tipos de vainilla, realizado por los mayas, esa gran civilización de América del Sur desaparecida desde el siglo XVI.

Estos últimos habrían utilizado vainilla Bourbon y vainilla olorosa, una planta sumamente rara, para dar nacimiento a la célebre especie “tahitensis”, para suavizar el amargor del chocolate que tanto apreciaban. A continuación, los plantones habrían sido exportados por galeones españoles a las Filipinas, donde hoy se encuentra esta misma especie bajo el nombre de vainilla de Guatemala. Fue en el siglo XIX cuando esta última volvió a cruzar el Pacífico a bordo de un barco francés para arribar a la Polinesia Francesa y convertirse en la vainilla de Tahití.

Un saber hacer minucioso

Pero la historia no lo hace todo. Para obtener las valiosas vainas, los cultivadores polinesios deben dedicar a las lianas de vainilla toda una batería de cuidados muy complejos. En efecto, éstas requieren un clima cálido y húmedo, así como sombra suficiente, para poder producir las sutiles orquídeas que engendrarán a su vez la especia tan apreciada.

Las primeras flores aparecen al cabo de dos largos años de crecimiento, tras lo cual deben ser “casadas” por el hombre una a una. Dado que las flores son efímeras, es necesario manipular varios miles de flores en unos pocos días. Sus bases se alargan entonces y forman el esbozo de una vaina, que necesitará otros nueve meses de paciencia antes de alcanzar la madurez adecuada.

El trabajo de los cultivadores no se detiene ahí. Tras la cosecha, todavía deben proceder a la preparación de la vainilla: oscurecimiento, limpieza, soleamiento, selección y secado, todas ellas etapas que hay que realizar de forma minuciosa para garantizar la calidad de la especia.

Unos aromas y sabores unicos en el mundo

Si la vainilla de Tahití es tan reputada entre los amantes de la gastronomía, es ante todo porque sus vainas pueden ser recogidas intactas en plena madurez, mientras que las demás especies son recogidas de sus plantones antes de este estadio, para evitar que se rasguen y pierdan sus cualidades gustativas. Así, la vainilla de Tahití cuenta con dos meses más para cargarse de granos y desarrollar sus propiedades aromáticas.

De este modo, la mezcla de sus orígenes, sus propiedades únicas y del saber hacer polinesio han permitido a la sutil especia convertirse en una delicia apreciada en todo el mundo.

 

Les senteurs et saveurs uniques de la Vanille de Tahiti
© Grégoire LE BACON

Cifras clave

Aproximadamente 1.400 productores de vainilla;
Cerca de una docena preparadores de vainilla;
Aproximadamente 200 hectáreas de plantaciones de vainilla;
Entre 10 y 12 tonos de vainilla preparado, según el
año;
Entre 9 y 11 tonos de vainilla preparados y exportan cada año;
Principales países a los que se exporta: Estados Unidos / Francia / Alemania / Japón;
Precio de venta por kilo de vainilla preparado:
Entre 20.000 francos CFP (160 euros) a 30.000 francos CFP (259 euros), en el año.
Principales centros de producción: Taha'a, Raiatea y Huahine

Sincronización

La floración y "matrimonio" de vainilla: de Julio a Octubre
La recolecció de vainilla madura: de Marzo a Julio/ Agosto

close