siga con nosotros
Cultura

El arte de la vida - estilo polinesio

"Ia Orana", "Maeva" y "Manava"... Los polinesios le dan la bienvenida con estas tres expresiones.

Capitale de la Polynésie française
© JOL

Esta hospitalidad legendaria se encuentra simbólicamente, nada más llegar, en las canciones acompañadas a la guitarra y al ukulele, y el regalo de una flor de tiare, emblema de Las Islas de Tahití con un perfume muy sutil. Los viajeros o amigos esperados son coronados con collares de flores multicolores en señal de bienvenida o para demostrar la alegría del reencuentro.

Orgulloso de sus islas, el polinesio se siente feliz de compartir su alegría de vivir natural con sus invitados. Una alegría de vivir que expresa a través de la danza y la música bajo todas sus formas, desde los cánticos polifónicos en grupo a la música religiosa, pasando por los ritmos de las percusiones de los pahu y toere, instrumentos tradicionales, o también mediante la armonía de las guitarras y el ukulele de los grupos locales. Una alegría de vivir que se manifiesta asimismo a través de sus actividades de ocio y sus pasiones, como la pesca, el surf y la piragua tradicional o va'a, deporte emblemático de todos los archipiélagos.

Leer asimismo: Un patrimonio excepcional

 

Testimonios del pasado

Bougainville (1768) “El carácter de la nación nos ha parecido ser dulce y benévolo. No parece que haya en la isla ninguna guerra civil, ningún odio particular, aunque el país esté dividido en pequeños cantones que tienen cada uno su señor independiente. Queda demostrado que los tahitianos practican entre ellos una buena fe de la que no tienen ninguna duda. Día y noche, las casas permanecen abiertas, sea o no la suya. Cada cual recoge los frutos del primer árbol que encuentra, los toma en la casa en la que entra. Parecería que, para las cosas absolutamente necesarias de la vida, no existiera propiedad y que todo fuera común…”

James Morrison, segundo contramaestre del “Bounty”  (1789) “Las jóvenes mujeres llevan el pelo largo, que cae en ondulaciones hasta la cintura y decorado con las flores blancas (hinano) del fara (pandanus), así como flores perfumadas. También realizan collares con los granos del fara y con flores bellamente dispuestas, lo que no sólo es muy favorecedor, sino que forma un ramo perfumado para ellas mismas, así como para todos los que están sentados cerca de ellas. En conjunto, son las mujeres más bellas que hayamos visto por estos mares…”.

 

close